acoso laboral

Ago 24

El acoso laboral o también conocido como mobbing, es descrito por el experto H. Leymann como una forma de violencia psicológica extrema que se puede producir en el ámbito de una organización en una o más de 45 formas de comportamientos que se ejercen de forma sistemática.  Asimismo, Leyman afirma que estos comportamientos son llevados a cabo por una persona del entorno laboral de forma sistemática un mínimo de una vez en semana y durante un tiempo prolongado.

El acoso laboral debe estar abordado conforme a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, puesto que la salud de las víctimas se ve afectada a diferentes niveles. Poco a poco se ha ido tomando conciencia del mobbing, lo que ha hecho que este tome gran relevancia de este en la actualidad. Asimismo, encontramos una gran cantidad de casos de acoso que han salido a la luz durante los últimos años.

Riesgos para la salud provocados por el acoso laboral

Como ya hemos mencionado previamente, el acoso psicológico en el trabajo puede causar grandes daños sobre la salud de los afectados. Además, podemos encontrar otras repercusiones que van más allá de las padecidas por los acosados, como podría ser la desestructuración del ambiente de trabajo. Esto se debe a que el mobbing posee un gran potencial para dañar la salud colectiva, impactando de forma negativa en la productividad, así como generando un deterioro del clima general.

Elementos que pueden provocar la aparición de situaciones de acoso laboral

Según señala una de las notas técnicas del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, entre las situaciones favorecedoras para la existencia de acoso psicológico en el trabajo destacan:

  • Falta de autonomía.
  • Ambigüedad en el rol a desempeñar dentro de la empresa.
  • Reacciones no adecuadas entre el personal. 
  • Sistemas de comunicación ineficaces o ausencia de los mismos.

Recomendaciones

Ante la preocupación y con la finalidad de reducir los casos de acoso, desde GSL Prevención hemos recopilado una serie de recomendaciones preventivas:

  • Declarar los principios por los que se rige la empresa.
  • Informar sobre el propio concepto, los tipos de comportamientos relacionados con el acoso y la necesidad de comunicación de cualquier tipo de indicio a los responsables.
  • Fomentar el apoyo entre los propios empleados y el trabajo en equipo de forma que se reduzca cualquier tipo de exclusión o aislamiento.
  • Definir claramente desde dirección cada uno de los roles y labores a desempeñar por cada uno de los trabajadores.
  • Actuar con rapidez en el momento en el que sea detectado algún caso de acoso.
  • El acosador debe ser sancionado por su comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *