Ene 24

Las bajas temperaturas son un factor de riesgo para un gran número de empresas y de personas que realizan su trabajo en el exterior. Por ello, desde GSL prevención queremos recordar cómo trabajar con bajas temperaturas y cómo evitar riesgos para la salud de los trabajadores.

El estrés térmico, la hipotermia y la congelación

Estos riesgos son los principales a la hora de amenazar a los trabajadores que desempeñan sus puestos de trabajo fuera. Estos riesgos pueden poner en peligro la salud de los trabajadores.  Los síntomas de estos problemas derivados por las bajas temperaturas son los escalofríos, el cansancio, la pérdida de la coordinación el estado de confusión, la mala respiración y la dificultad en el habla.

Desde la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) recuerdan que el trabajo en condiciones de frío es importante para la salud de los trabajadores, lo que conviene estar preparados y llevar los equipos de protección individual adecuados.

Cuando se habla de trabajo, las personas que están expuestas al frío y a la lluvia pueden verse afectadas. Es decir, estos fenómenos pueden incidir gravemente en la salud del trabajador y también en su seguridad.

¿Cómo prevenir estos riesgos?

Desde GSL prevención buscamos la prevención en los riesgos de trabajo. Por eso, debemos tener en cuenta distintas consideraciones a la hora de trabajar con las bajas temperaturas. Si tenemos presente estas recomendaciones posiblemente estemos ayudando a garantizar la salud y la seguridad laboral de los trabajadores. Muchos trabajadores desconocen las medidas necesarias sobre cómo trabajar con bajas temperaturas.

  • Debemos estar al tanto de las condiciones meteorológicas y seguir las recomendaciones de los profesionales.
  • Disminuir grandes esfuerzos físicos durante las horas más frías del día.
  • Utilizar la vestimenta necesaria y el equipo adecuado a las necesidades ambientales e intentar proteger las extremidades de los trabajadores.
  • Utilizar un uniforme acorde con las previsiones meteorológicas evitando así el riesgo de sufrir hipotermia.
  • Tomar líquidos calientes que ayuden a mantener el cuerpo en una temperatura normal y adecuada.
  • No trabajar a un ritmo exagerado, habría que marcar el ritmo de trabajo con breves descansos durante la jornada.

Los efectos del frío van más allá de un resfriado o estornudos. Si se trabaja en el exterior con unas temperaturas bastante bajas, la salud y la seguridad de los trabajadores podría verse afectada. Por eso, desde GSL prevención ofrecemos una protección eficaz a los trabajadores y a las distintas organizaciones que dedican la mayor parte de su jornada laboral a trabajar en la calle.

Por último, hay que recordar que se tienen que tener en cuenta las recomendaciones anteriores. Con estas sugerencias ayudamos a prevenir y reducir el riesgo al que pueden verse sometidos los distintos trabajadores si están trabajando y expuestos a temperaturas demasiado frías. Para ello es necesario poner de manifiesto la importancia de ofrecer una protección que sea eficaz a todos los trabajadores y empresas que trabajan en la calle. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *