Ago 29

Ya hemos hablado anteriormente en este blog de lo difícil que es desconectar del mundo laboral en un mundo hiperconectado en el que la frontera entre horario laboral y descanso es cada vez más débil. Pues bien, en la nueva ley de protección de datos se ha consagrado al fin el Derecho a la Desconexión Digital. Que insta a las empresas a incluirlo en sus convenios colectivos. Telefónica por ejemplo, ha sido la última gran compañía en dar el paso. “Son las personas las que dan sentido a la tecnología y no al revés”, dijo entonces el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Pero no es tan sencillo aplicarlo. La mayoría de empresas cotizadas todavía no tiene un plan específico para implementarla y muchas pymes —que conforman el 99% del tejido empresarial español— ni siquiera cuentan con convenios colectivos. A esto se le suma que también es complicado identificar en qué casos la empresa molesta al trabajador durante su descanso. Ya que en muchas empresas los empleados combran un plus para estar disponibles.

Adecco publicó una encuesta en Julio, en la que el 39% de los trabajadores no logra desconectar durante las vacaciones, esta cifra crece por tercer año consecutivo; el 60% de ellos consulta el correo electrónico y este porcentaje también atiende llamadas de trabajo aunque esté descansando. Hay un miedo general a ser prescindibles, y esto se suma al estar siempre disponibles, donde el descanso parece un privilegio. Por ello, es una gran noticia que el derecho a la desconexión digital se haya incluido en la ley de protección de datos. Es sin duda una gran noticia que la desconexión esté en la ley, pero no debemos olvidarnos que la cultura debe acompañar con el tiempo.

En nuestro país, la principal causa de baja laboral se debe a sobreesfuerzo físico o mental. La UE cuenta con una directiva para regular los tiempos de trabajo, también reconoce la necesidad de buscar medidas ante un mundo donde las nuevas tecnologías hacen cada vez más difuso ese límite entre trabajo y descanso.

No se trata de demonizar la tecnología que tantas facilidades nos ha dado y más en el entorno laboral, pero todo en exceso, termina dañando la salud y cuando eso ocurre, hay que regularlo.

Síguenos!

Si te ha interesado este artículo no dudes en pasarte por nuestro blog 

Encuéntranos en Facebook y entérate de todas las novedades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *