desprendimiento de la retina

Jul 10

El Tribunal Supremo considera el desprendimiento de la retina como accidente laboral

El Tribunal Supremo ha determinado como accidente laboral el caso de desprendimiento de retina de una administrativa gallega tras haber sufrido tal infortunio en lugar y tiempo de trabajo. La afectada, trabajadora para la Intervención Delegada de la Seguridad Social en Orense, se encontraba en su puesto de trabajo en 2014 cuando sufrió alteraciones visuales y molestias, las cuales fueron detectadas más tarde como un desprendimiento de la retina.

¿Cuáles fueron los hechos?

En un comienzo, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) trató este hecho como enfermedad común. Sin embargo, la damnificada declaró su desacuerdo ante dicho manifiesto, demandando ante el Juzgado Social número 3 de Orense al INSS, del cual consiguió su apoyo.

A su vez, la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) y el Instituto Nacional de la Seguridad Social recurrieron al Tribunal Superior de Justicia Galicia (TSJG). El TSJG consideró también el hecho como enfermedad común defendiéndose con el artículo 115.3 de la Ley General de la Seguridad Social. Según este, no estaba acreditada que la causa de desprendimiento de la retina de la trabajadora fuese un traumatismo y aludía a una falta de causalidad entre la actividad laboral y la lesión.

No obstante, el Tribunal Supremo ha afirmado que el mero hecho de tratarse de una lesión súbita producida en el lugar y horario laboral hace posible la aplicación del artículo 156.3 del texto de la Ley General de la Seguridad Social. Además, por su parte, el Tribunal Supremo considera, según  La Vanguardia, que “no cabe excluir el factor trabajo en el desencadenamiento de patologías oculares, en concreto, el desprendimiento de retina, sin perjuicio de que, estadísticamente, existan otras causas más frecuentes”.

Por ello, el recurso de la trabajadora ha sido estimado por la Sala, anulando así la sentencia del TSJG que declaraba la incapacidad temporal de la afectada como una efermedad común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *