Ergonomia y psicosociología

Mar 28

La importancia de la ergonomía y la psicosociología del trabajo

Has escuchado alguna vez estos términos en tu ambiente de trabajo. ¿Te has preguntado a qué se refieren concretamente? Para empezar, nos gustaría proporcionarte un concepto básico sobre el significado de estos términos. Seguidamente, abordaremos la importancia de la ergonomía u la psicosociología del trabajo y su estudio, para asegurar unas condiciones laborales óptimas y saludables.

Partiendo de lo más elemental, un concepto fácil de entender y aplicar, es el que proporcionó Hywel Murrell (1908-1984) en 1965 sobre ergonomía. Este psicólogo británico inició los estudios sobre la interacción del hombre en el ambiente de trabajo:

¿Qué es ergonomía del trabajo?

Hoy en día este concepto se entiende si aplicamos otras ciencias biológicas y las ingenierías. En general, todo lo que pueda asegurar una relación saludable entre el hombre y su ambiente de trabajo. La adaptación individual a su puesto con la intención de mejorar el rendimiento y asegurar su bienestar. También busca minimizar los riesgos de accidentes laborales, enfermedades y bajas que terminan perjudicando su salud y la operatividad de la empresa.

Mientras que la psicosociología se refiere a factores organizativos extralaborales, que pueden constituir también un factor de riesgo. Si bien actúan con lentitud, guardan relación con las exigencias y demandas psíquicas.

5 aspectos fundamentales de la ergonomía y psicosociología del trabajo

Si bien existen varias teorías y conceptos desarrollados a lo largo de la historia. Diego González Maestre en su libro Ergonomía y psicosociología (2007), aclara qué, todos los estudios coinciden en tres factores fundamentales a tener en cuenta. En esto radica la importancia del estudio de la ergonomía del trabajo:

  1. La carga física de trabajo. Se refiere a las demandas energéticas de la actividad. También a las posiciones de trabajo, así como los movimientos realizados durante la tarea, o las fuerzas aplicadas.
  2. La carga mental. Como consecuencia de los procesos cognitivos que se necesitan para llevar a cabo las diferentes tareas. Estos pueden ser: el nivel de atención y el tiempo en que se mantiene, cantidad de información requerida o la forma en que se presenta la información.
  3. La influencia de las condiciones ambientales. El ruido, las condiciones de temperatura o humedad, la calidad del aire, iluminación y vibraciones. Puedes ampliar la información sobre como medir estos factores de riesgos aquí.
  4. Los aspectos organizativos del trabajo. Como pueden ser: las condiciones temporales en las que se realiza la tarea (horarios, pausas, ritmos, jornadas, turnos, etc.), las condiciones sociales de la empresa, incluidos los aspectos relativos a la organización del trabajo, las condiciones de información, como órdenes e instrucciones para el desarrollo de las funciones del trabajador. Puede referirse también a los cauces establecidos para su comunicación.
  5. La comunicación. Concretamente, entre trabajadores y los equipos utilizados. Puede incluir el diseño de los mandos, disposiciones de los displays, software, etc.

Ergonomía del trabajo

Como puedes comprobar, el estudio de esta disciplina y su correcta aplicación como filosofía de empresa, puede asegurar la consecución de un ambiente de trabajo seguro y saludable. Que el empleado, además lleve a cabo sus funciones de la forma más cómoda y segura posible, de manera que su rendimiento sea el adecuado.

Teniendo en cuenta estos factores, el rendimiento y éxito económico de la empresa, son objetivos más tangibles y reales, además de proporcionar una de las cuestiones más importantes de las operaciones laborales: la seguridad.


Artículos relacionados:
El Erga Bibliográfico para los servicios de prevención de riesgos laborales
Seguridad y tranquilidad
Las 5 claves de la OMS para un entorno de trabajo saludable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *