estrés laboral

Nov 15

Un reciente estudio de la Universidad Europea de Madrid junto a DKV sobre el Índice de vida saludable de los directivos en España ha arrojado a la luz datos preocupantes sobre el nivel de estrés laboral de los directivos Españoles.

Un 91% de los directivos sufre estrés laboral y un 80% se ha sentido desbordado

El 91% de los encuestados en este estudio realizado declaró sentir estrés. Se considera que el estrés laboral afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, y a la eficacia de las entidades para las que trabajan. 

Además de los efectos que produce el estrés laboral sobre la productividad en el trabajo, el efecto sobre la salud general de estos trabajadores puede llegar a ser notable sobre todo en casos en los que la persona puede sentirse desbordada. 

Este es el caso del 80% de los encuestados, los cuales admitieron haberse sentido desbordados en algún momento. 

Deterioro cognitivo, ansiedad, depresión y muchos más efectos

El estrés laboral conlleva numerosas consecuencias psiquicas y físicas, algunas de las cuales os enumeramos ahora:

  1. Deterioro cognitivo. Con esto nos referimos a problemas de memoria, percepción, atención…
  2. Ansiedad o Depresión. El no poder abarcar tantas tareas como se nos encomiendan pueden generar un estado de ansiedad elevada, sobreactivando nuestro sistema nervioso. Por otra parte, el no realizar todas estas tareas también puede producir deppresión, con sentimientos de incapacidad, negatividad…
  3. Trastornos del sueño. El ajetreo diario puede llevarnos a no poder desconectar a la hora de dormir, impidiéndonos horas de sueño que podrían incluso mejorar nuestro estado
  4. Alteraciones físicas: manchas en la piel, picores, pérdida de pelo, contracturas musculares, tics nerviosos, defensas bajas… Todo esto puede llegar a aparecer debido al estrés laboral.

Prevención del estrés laboral

Se recomienda reducir el riesgo de estrés laboral mediante distintas acciones preventivas. Por ejemplo, se pueden conseguir excelentes resultados a través de la prevención primaria. En este caso se ha de actuar en la reducción del estrés a través de:

  • Ergonomía del trabajo
  • Definición del puesto de trabajo
  • Diseño ambiental
  • Optimización de la organización y gestión del trabajo

Posteriormente, deberán desarrollarse acciones preventivas secundarias. Estas se basan en la formación en prevención de riesgos laborales. Cursos específicos sobre el control del estrés laboral en el trabajo, etc.

Finalmente, existen acciones de prevención terciaria, en las que se tendrá que trabajar en la reducción de los efectos del estrés. Podrá hacerse desde el desarrollo de sistemas de gestión más sensibles y con una capacidad mayor de respuesta. Se podrá trabajar, además en la mejora de la prestación de los servicios de salud ocupacional.

En la medida en que seamos capaces de reconocer el estrés laboral como un problema real que afecta directamente a las condiciones de trabajo, podremos generar grandes soluciones. De esta forma, estaremos en capacidad de transformar nuestro entorno laboral. Construir un ambiente de trabajo saludable es responsabilidad de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *