Feb 19

De lado, con las piernas cruzadas, con los pies colgando… hay muchas maneras de sentarse, pero muchas son negativas para tu salud. Desde GSL Servicios de Prevención te damos unos consejos para tener una buena higiene postural en la oficina.

Higiene Postural en la oficina: la cultura de sentarse bien

Durante la jornada laboral en la oficina la postura que tomamos en la silla es fundamental para acabar el día sin dolores y malestar. Hemos de tener unos hábitos posturales que nos permitan un desarrollo saludable de nuestro oficio.

En el caso del trabajo de oficina, es importante que nuestra silla nos permita apoyar los pies en el suelo y mantener las rodillas a nivel de la cadera. En caso contrario, debemos colocar un reposapies. Nuestra espalda debe mantener su curvatura normal, especialmente en la zona lumbar (sillas ergonómicas), por lo cual el respaldo ha de respetarlo. Además debe estar fabricado con materiales suaves que brinden confort. También tenemos que tener en cuenta que las rodillas y nuestra cadera han de estar en un ángulo de 90º.

Si realizamos trabajo con ordenadores, la pantalla ha de estar a la altura de los ojos. Hemos de situarla a una distancia de 45 centímetros y que sea posible inclinarla. El teclado, por su parte, debe estar a la altura de los codos.

La iluminación de la oficina ha de ser adecuada, lo más natural posible y evitando los reflejos que se puedan ocasionar en la pantalla. El material que se vaya a utilizar, como los teléfonos, han de estar a una distancia que nos permita acceder a ellos sin extendernos o girarnos.

Por último, es recomendable levantarse durante al menos 5 minutos cada 50 minutos y caminar.

Si seguimos estos consejos, nuestra jornada laboral será más productiva y acabaremos la misma de una manera menos cansada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *