Vigilancia de la salud

Feb 26

Durante su jornada laboral, los trabajadores deben desempeñar sus labores de manera segura y eso implica que los factores físicos y de salud de los mismos no sean un impedimento. Así, la vigilancia de la salud desempeña una labor importante previniendo situaciones peligrosas para la salud del trabajador.

Vigilancia de la salud colectiva

En la vigilancia de la salud colectiva  se realiza estudio general de la empresa que permite determinar los factores de riesgo a los que están expuestos los trabajadores.  Gracias a este estudio se pueden desarrollar protocolos de seguridad para todos los trabajadores.

La vigilancia de la salud debe desarrollar modelos de actuación concretos. En una vigilancia colectiva, se deben incluir:

  1. Elaboración de un programa específico de vigilancia de la salud.
  2. Estudio epidemiológico de los resultados de vigilancia de la salud.
  3. Estudio de enfermedades y ausencias en el trabajo por motivos de salud.
  4. Investigación de daños de la salud.
  5. Estudio y valoración de los riesgos de trabajadoras embarazadas, menores de edad y en general, trabajadores especialmente sensibles. Si requieres más información sobre quiénes se pueden considerar trabajadores especialmente sensible, te lo contamos en este artículo click.
  6. Información sanitaria y colaboraciones con el Sistema Nacional de Salud.

Vigilancia de la salud: reconocimientos médicos

La vigilancia de la salud individual, mide los efectos sobre la salud de cada empleado de las acciones realizadas en su puesto de trabajo. Se realiza mediante los respectivos reconocimientos médicos. Este es uno de los procedimientos que se pueden llevar a cabo para evitar situaciones peligrosas para la salud del trabajador en su puesto de trabajo específico. Estos reconocimientos evalúan la incidencia sobre la salud de aquellas acciones relacionadas específicamente con cada puesto de trabajo.

Así, por ejemplo, aquellos trabajadores que realicen esfuerzos físicos en su jornada laboral, deberán ser evaluados para ello. Sus condiciones físicas como su sistema cardiovascular, respiratorio o sus reflejos han de ser evaluados para que el trabajador realice sus labores sin riesgo. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *