Contaminación acústica

Jun 18

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), después de la contaminación atmosférica, la contaminación acústica es la que más daña nuestra salud. Aunque parezca que la contaminación acústica nos puede dañar solo físicamente (factores físicos como el tiempo de exposición, la intensidad, la frecuencia o el tipo de ruido) también nos afecta psicológicamente, según la sensibilidad de cada persona y la situación en la que se encuentre (laboral, ocio, estudio, sueño…).

Jóvenes entre 12 y 35 años en riesgo de sufrir una pérdida auditiva

Lo que la OMS recomienda respecto a los niveles máximos de exposición al ruido es 65dB por el día y 55dB por la noche. Esto no siempre es respetado, de hecho, se respeta relativamente poco, ya que el Observatorio de la Sostenibilidad en España cifra que cerca de 9 millones de personas son afectadas por niveles superiores a 65 dB.

Todo esto, a quien más afecta es a los más jóvenes, la OMS considera que el 50% de la población mundial, entre los 12 y los 35 años, está en riesgo de sufrir una pérdida auditiva por el uso de reproductores y smartphones y en torno a un 40%, por los elevados niveles de ruido en el ambiente y en locales de ocio. Cuando escuchas música en tu móvil mientras vas en el metro, al lado de un coche en marcha o cuando estás pasando por una obra, automáticamente subes el volumen del reproductor ya que el fuerte ruido externo te obliga a subirlo si quieres escuchar relativamente bien la canción que está sonando. Cuidado con esto, la OMS recomienda tiempos máximos de escucha en función de la intensidad del sonido, reduciéndose el tiempo a la mitad por cada 3 dB de aumento para que nuestros oídos puedan descansar.

Todas estas recomendaciones se obvian cada vez más. El desconocimiento del problema hace que nos tomemos como algo normal una exposición de 105dB en una discoteca, sin saber que por nuestra propia salud solo deberíamos estar expuestos a ese nivel durante unos minutos. Y esto es algo que todos hemos experimentado alguna vez, una pérdida de audición momentánea tras abandonar una discoteca o un concierto.

Importancia de la Prevención en la Contaminación Acústica

El oído dispone de una cierta capacidad de recuperación, si no hay daño irreversible, durante los periodos de silencio. Pero si la exposición al ruido es de intensidad elevada y prolongada podría dar lugar a una pérdida de audición irreversible. Esta pérdida se va produciendo gradualmente, por lo que no somos conscientes del daño producido a lo largo de los años de exposición.

Por ello es importante la identificación y cuantificación de los riesgos para la salud pública, asociados con la exposición al ruido y la contaminación acústica, es vital tomar acciones tanto en aspecto personal como en el aspecto laboral de nuestra vida, soluciones técnicas y tecnologías avanzadas que apunten a disminuir los riesgos y mejorar la salud de la población.

Cabe destacar que cada uno de nosotros, de manera individual, también puede aportar su granito de arena ayudando a poner freno a esta epidemia de ruido. Y como siempre decimos en prevención, la base es una cultura y educación para la concienciación de la población, en general, y de los niños y jóvenes en particular, que son los más afectados.

En GSL Servicios de Prevención te ayudamos a cumplir con la normativa. Solicita tu presupuesto AQUÍ. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *