Jul 12

Los accidentes en el trabajo cuestan cada día la vida de muchas personas en el mundo. Estos accidentes y las enfermedades profesionales superan el daño al propio trabajador, pues implican también a familias y empresas, poniendo en riesgo su economía en muchos casos.
A estos problemas que aún quedan por resolver en prevención de riesgos laborales, se suman nuevas causas de lesiones, enfermedades y muertes laborales. El entorno laboral se encuentra en constante cambio y esto obliga a plantear nuevas medidas de prevención diseñadas para las nuevas formas de siniestralidad.
Y en este aspecto nos puede ayudar la digitalización y las tecnologías de la información y la comunicación, pueden llegar a ser aliados para garantizar mayor nivel de seguridad en el trabajo. Con disciplinas como la Inteligencia Artificial, las máquinas pueden sustituir puestos de trabajos y de esta manera, evitar accidentes laborales que puedan dañar a las personas. Así, la tecnología aparece ya como compañera en la vida de muchas personas. Actualmente es imposible imaginarse la vida sin conexión a Internet, sin móviles, de modo que a los accidentes laborales que ya existían, se suma el de exceso de trabajo. Trabajar más horas, sinónimo de siniestralidad.
Y esto es precisamente lo que está ocurriendo actualmente en la Era Digital, una carga de trabajo elevada no significa pasar más horas en el «curro», sino a través de la vigilancia constante al teléfono móvil, correo electrónico o redes sociales, que puede llegar a afectar a la salud mental.
Por ello la era digital ha abierto un nuevo abanico de implicaciones negativas para el bienestar de los trabajadores. El trabajo de millones de personas obliga a permanecer conectado a internet y redes las 24 horas del día, haciendo mucho más difícil el descanso y la desconexión.
Desde los gobiernos y muchas empresas intentan poner freno y regular esta situación, pero tiene que haber una mayor implicación por parte de todos los agentes implicados, en especial el sector empresarial.

Era Digital y Trabajo a distancia

Otra variante a tener en cuenta es el del trabajo a distancia. En una sociedad como la actual, cada vez está más presente el modelo del teletrabajo, es una forma de empleo para maximizar la producción y colaborar de manera muy positiva a la protección del medio ambiente reduciendo millones de desplazamientos hasta los centros de trabajo.
Pero, trabajar desde el hogar puede ser un arma de doble filo. Respecto a los riesgos laborales, es cierto que se reduce el peligro de sufrir accidentes de tráfico y además es más cómodo si se tiene en cuenta la flexibilidad de horario. Pero el trabajo a distancia puede llevar asociado consigo también una serie de riesgos, como puede ser el de no saber separar la vida personal de la vida laboral, convirtiendo esto en un peso cada vez mayor y aumentando el estrés.
El saber desconectar una vez ha cumplido el horario de trabajo es igual o más importante que el propio trabajo, ya que nuestra salud mental entra en juego.

Síguenos!

Si te ha interesado este artículo no dudes en pasarte por nuestro blog 

Encuéntranos en Facebook y entérate de todas las novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *