Nov 20

Durante esta época del año, la contracción de la gripe es el tema más común en el ámbito sanitario. En el ámbito laboral, hay trabajadores que están más expuestos a este tipo de enfermedades y el empresario debe poner a disposición de los mismos la vacunación frente a las mismas. 

Vacunación en el ámbito laboral

La vacunación de los trabajadores debe estar a disposición de los mismos de parte de la empresa, sin embargo, este proceso es voluntario para los trabajadores a los que se le ofrece. 

Este procedimiento es uno de los principales medios de protección frente a determinadas enfermedades de propagación infecciosa. Este procedimiento está regulado en el ámbito laboral por la Ley 31/1995 del 8 de Noviembre de Prevención de Riesgos Laborales, en la que se establece la obligación del empresario de realizar una adecuada vigilancia y protección de la salud de los trabajadores.

También el artículo 8.3 del Real Decreto 664/1997 de 12 de Mayo sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo establece que «“cuando exista riesgo por exposición a agentes biológicos para los que haya vacunas eficaces, éstas deberán ponerse a disposición de los trabajadores, informándole de las ventajas e inconvenientes tanto de la vacunación como de la no vacunaciónLa vacunación no acarreará gastos para los trabajadores y podrá elaborarse una cartilla o certificado de vacunación para el trabajador y para las autoridades sanitarias si así lo solicitan. El ofrecimiento al trabajador de la vacunación y su aceptación deberán constar por escrito”

Obligaciones de la empresa y el trabajador en el ámbito de las vacunas

Pese a la voluntariedad de recibir estas vacunas por parte del trabajador, debemos tener en cuenta varios puntos:

  • La empresa debe ofrecer la vacunación a sus trabajadores de manera obligatoria.
  • En el momento en el que exista un riesgo por agente biológico y una vacuna eficaz contra el mismo debe ponerse al alcance de los trabajadores y puede convertirse en obligatoria en casos de peligro de contagio.
  • Hay casos obligatorios como aquellos en los que el trabajador trabaje en el campo de la infancia, en el ejército, en los desplazamientos internacionales a determinados países etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *